Quizás te parecerá raro, pero el objetivo en la vida es morir, sí, morir. Ahora bien decidir como morir o como llevar ese camino hasta el último día es una decisión. Ojala las personas pudieran aprovechar el tiempo, ser mejores personas, trabajar la zona de conformismo, porque la zona de confort para la vida es importante, que es eso mínimo para poder vivir, no se habla de dinero o estatus económico.

Entonces es posible que te preguntes: ¿Qué debo trabajar e invertir?. Puede ser que digas, si la vida se va en trabajar, generar dinero, para tenerlo todo. Creo que es compleja la respuesta, pero persigues algo que no te da paz, por muy al contrario, sería bueno encontrar la paz y trabajar generando para tener lo que necesitas, trabajar tu ser como proyección y trascendencia para un mundo que te necesita bien.

Hablar del principio de la vida como muerte para despertar, es entender que cada día hay que disfrutarlo, que la intuición hay que ajustarla, ver y estar más allá del punto ciegos, los días pasan no sabes como antes en el colegio, querías que se acabaran rápido, el tiempo corría y ahora el tiempo va lento y todo es muy diferente. 

Los momentos son únicos, irrepetibles y transitorios, el universo nos enseña algo todos los días, ojala que te des cuenta de eso. No solo es fantasear, deseándolo todo en una ansiedad desmedida y sin sentido, el querer verte famoso y que todos te vanaglorien. Muchos creían eso y tuvieron una muerte no deseada de angustias, creando sus propias patologías. Importante interiorizar y determinar hasta que punto eres capas de estar exigiéndote.

Busca en tu interior, como es tu estilo para tener la neutralidad, equilibrio o estabilidad en el sentir, pensar y actuar. A veces, tener un silencio es importante y estar consciente. Al final, vivir es la libertar previa para experimentar fenómenos de la vida hasta a la muerte. Hadeger, decía "vivir hacia la muerte, no se puedes escapar". 

La muerte es parte de la vida, es un proceso que se vive año tras año. Uno desde que llora la primera vez inicias ese paso al objetivo, morir.  No le tengas temor, agradece cada día de vida y no lo conviertas en un miedo.

María Enmanuel.