¿Observas, sientes, vives y actúas de la forma correcta?

Te despiertas e inmediatamente tomas una ducha, te vistes, vas a la cocina y te tomas un café, té terminas de arreglar, abres la puerta, y no te acuerdas que tienes una familia que despedir, y observas el reloj, y ya está pasada la hora, y dices, más tarde llego, luego les hablo, por lo que terminas de abrir la puerta, bajas las escaleras o tomas el ascensor, sales del edificio o casa, buscas tu medio de transporte y te vas al lugar donde te esperan; que puede ser un trabajo, reunión con un cliente, o visita de un familiar; y de esta forma inicias el día quejándote y deseando que pase rápido el día para acostarte a dormir nuevamente.

Reflexión: ¿Cuántas personas viven su día así?, ¿Cuántos detalles se han perdido observar?, ¿Cuál es la calidad de los momentos que ha podido disfrutar?, ¿Qué cumpleaños ha disfrutado?, ¿Qué conversaciones están pendientes?, y un sinfín de preguntas que posiblemente no tengan una respuesta, y muchas de las veces la respuesta es que vida tan detestable.

Preguntas: ¿Será que decidiste vivir así?, ¿Te has dado cuenta que ya no tienes 20 años y que te falta menos que cuando tenías 5 años, y que todos vamos para el mismo lugar debajo de la tierra?, ¿Observas que el mundo es diferente a lo que lo planteas?, ¿Te das cuenta que tus horas pasan por encima de ti y no tú de ellas?, ¿Realmente quieres seguir viviendo así?, ¿Estás esperando que te suceda algo fuerte e inesperado para tomar decisiones?… y un sinfín de preguntas por armar.

Pues sencillo, todo es como tu observes al mundo, y analizar desde que lugar estoy viviendo, sintiendo, pensando y actuando; si valoras tu vida, en lo físico, mental y espiritual, esto no debiera estar pasando, o mejor dicho, si pasa, que sea en menor cantidad; dado que te estás perdiendo de disfrutar todas las bendiciones que te entrega el universo, desde el dar gracias por tomarte un vaso de agua y disfrutar de la lluvia observando todo el proceso que esta lleva.

Tú decides si observas el cuadro en la parte gris y encerrado en tú día a día; o figura pequeña de colores únicos e inolvidables. Es tu vida como hombre individual. Ojala no sea tarde tu decisión. Atrévete.